El Procurador de los tribunales, en España, es el profesional del Derecho que de manera exclusiva representa a sus clientes ante los juzgados y tribunales. Dentro de su marco estatutario colabora con el sistema público de justicia, sirviendo de conexión jurídico-formal entre los tribunales y los ciudadanos incursos en causas judiciales, abreviando técnicamente los trámites de los actos de comunicación procesal: requerimientos, notificaciones, emplazamientos y citaciones. Por razón de esto último las Leyes de enjuiciamiento, civil y penal, establecen la obligatoriedad de la contratación de procurador para poder comparecer en las causas judiciales más complejas.

El procurador examina y realiza el seguimiento tanto de los escritos que presenta en el decanato del juzgado como de las notificaciones que posteriormente envía a los abogados. Cuando existen errores o deficiencias, los pone en conocimiento de los abogados o de la oficina judicial para que sean subsanados, siempre dentro de plazo. De ahí que el procurador deba conocer todo el Derecho procesal vigente. También realiza el traslado de escritos a la parte contraria en el pleito e informa a su cliente sobre el transcurso del proceso. Otra función importante radica en la ejecución de resoluciones judiciales (autos, sentencias y decretos), siendo en muchos casos el impulsor de las mismas.

Más de 20  años de experiencia en el ámbito legal ofreciendo a nuestros clientes servicios de procuraduría.

Trámite de todo tipo de procedimientos ante los Tribunales de Arona, Güimar, San Cristobal de La Laguna, Santa Cruz de Tenerife, Puerto de la Cruz y La Orotava.

Diligenciamiento de exhortos, recursos, gestiones, oficios, prescripciones, mandamientos, sentencias.
Observación de señalamientos y plazos de todos los asuntos.
Intervención en desempeños, recuperaciones, subastas, patrimonios, embargos.
Gestión y consultas en registros de la propiedad, mercantil, civil.
Gestiones en administraciones públicas (delegaciones territoriales, ayuntamientos, policía y órganos públicos etc.).
Publicación de reglamentos y proclamas oficiales en, BOP, BOE y prensas.
Actos de avenencia y conciliación CMAC.
Administraciones de Fincas. Todo tipo de procedimientos judiciales

Puntualización en información sobre expedientes, prescripciones, señalamientos y más.

Velando por tanto por un sumario más eficaz, más equitativo y más justo por el consecución de todas las garantías legales.

El Procurador tiene como ocupación principal la representación judicial de las personas ante los Tribunales de Justicia endosando la igualdad de las partes en el procedimiento desde el rudimento del mismo, adiestrando las acciones que correspondan y sus recursos, proponiendo pruebas y ejecutando sentencias. Es un perito en Derecho Procesal, gestor técnico de los procesos que modulan una fluida e indeleble comunicación, consiguiendo su aproximación a la Administración de Justicia y brindando con total transparencia la permanente actualización del pleito. Su desempeño en el concavidad del Procedimiento es la de un versado jurídico en que se delega para que personifique y gestione los intereses de los partes que litigan ante los Juzgados y Tribunales.

La Exposición de Motivos de la Ley 1/2000 de Enjuiciamiento Civil en relación a la figura del Procurador afirma:” Pieza importante de este nuevo diseño, son los Procuradores de los Tribunales, que por su condición de representantes de las partes y de profesionales de las partes con conocimientos técnicos sobre el proceso están en condiciones de recibir notificaciones y llevar a cabo el traslado a las partes de los escritos y documentos. Para la tramitación de los procesos sin dilaciones indebidas se confían en los Colegios de Procuradores para el eficaz funcionamiento de los Servicios de Notificaciones previstas en la Ley Orgánica del Poder Judicial.”

El artículo 23 de la Ley de Enjuiciamiento Civil establece que “La comparecencia en juicio será por medio de procurador legalmente habilitado para actuar en el Tribunal que conozca del Juicio”.

La Ley de Enjuiciamiento Civil y la reciente reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, han reforzado la actuación del Procurador y de la postulación procesal en nuestro ordenamiento jurídico en el sentido de retomar la vieja práctica de ejercer la profesión manteniendo una relación más estrecha, directa y personal con los clientes, manteniéndolos informados de la marcha del proceso y mostrándole la trascendencia que el ejercicio de la postulación tiene en el correcto desarrollo del proceso en el que se encuentra implicado.

Daniel Marco Yariz está formado por un grupo de profesionales con una amplia experiencia en el ámbito del derecho procesal, ofreciendo a nuestros clientes servicios de procuraduría.

Nuestro despacho ejerce sus funciones asumiendo como objetivos primordiales la eficaz gestión de los procedimientos en todas sus gestiones y la inmediación personal con los Abogados, adjudicando los compromisos inherentes al cargo de un Procurador de los Tribunales, considerando su figura como la de un indudable técnico en Derecho Procesal.

Ejerciendo la procuraduría ofreciendo un seguimiento absoluto de los procedimientos, plena y puntual información a los letrados y un dinámico impulso procesal que sortee toda clase de dilaciones y difieres que perjudiquen los intereses de los representados.

1.- REPRESENTACIÓN LEGAL

Representación técnica procesal de toda clase de procedimientos que se sustancian ante los juzgados y tribunales.

2.- ÁMBITO PROFESIONAL DE ACTUACIÓN

Postulación procesal ante los siguientes órganos judiciales:

- Juzgados de Primera Instancia

- Juzgados de lo Penal

- Juzgados de Instrucción

- Juzgados de lo Social

- Audiencia provincial

- Tribunal Superior de Justicia

- Juzgados de lo Contencioso – Administrativo

3.- TRAMITACIÓN, CONSULTA DE PROCEDIMIENTOS y GESTIÓN

- Control de plazos, recursos y señalamientos.

- Gestiones ante todas las administraciones públicas.

- Diligenciamiento de todo tipo de instigaciones, gestiones y mandamientos.

- Realizamos consultas en Registros Públicos, Registro de Propiedades, Registro Mercantil y Civil.

- Publicación de Edictos en BOB, BOJA, BOE, BORME y periódicos nacionales.

- Liquidación de tasas judiciales.

Sirviendo de puente entre la parte procesal en un pleito con el propio Juzgado, y en ello, también el compromiso de exhibir escritos y documentos, retirándolos en tiempo y forma, enmendando cualquier tipo de  omisión o defecto jurídico que se pueda producir durante y después del proceso.